miércoles, 18 de julio de 2012

MARTES



Todavía no se ha despegado del todo la resaca del fin de semana, pero uno ya va entrando en esas responsabilidades cotidianas que, en definitiva, representan nuestra vida; una vida que nos echa en cara, tarde o temprano, todo lo que hicimos mal en los años anteriores: la pereza y las fiestas que truncaron tantas intenciones intelectuales, o peor aún: la avaricia desmedida y estúpida que convierte brillantes carreras políticas en ese panorama que nos muestra Diario de Mallorca hoy en la portada. Vemos a Munar y a su acólito sentados en el banquillo de los acusados escuchando sentencias de cárcel. Puede que todavía queden restos de nuestro turbulento pasado: en el Imperio Romano y en otros imperios el emperador llegaba a creerse un “ser divino”, y no tan lejos tenemos a nuestro último dictador que llegó a sentirse enviado de dios para dirigir los destinos de los españoles a su antojo. Y lo más reciente nos muestra a esta rutilante señora de la política mallorquina que también debió pensar que la varita mágica de una sílfide le había tocado la nariz y la había convertido en princesa exenta de las leyes terrenales. La brusca realidad siempre viene a por nosotros como un demonio imperturbable, y acabamos asumiendo, en silencio, que el malo no es el demonio que nos busca. Pero no pasa nada, habrá muchos otros martes y pasarán cosas parecidas.

sábado, 7 de julio de 2012

LUNES



Max Planck
Parece como si los lunes le pegaran una fina lámina untuosa a nuestra piel y que los átomos que forman nuestra anatomía se volviesen perezosos, aunque a media mañana el cuerpo ya se está dando cuenta de que no le queda más remedio que continuar en el cumplimiento de sus obligaciones, y, salvo que los excesos del asueto hayan sobrepasado las costumbres, todo se normaliza; pero lo hace con añoranza y con la resignación de ver muy lejano el próximo viernes. Con la cabeza medio adormecida vemos las noticias que ya sabemos y asumimos de nuevo lo mal que va la economía. Echamos pestes contra los políticos, quienes han manejado el dinero público con una idiotez incomprensible; vemos, también, como algunos de ellos desaparecen de los diarios informativos para agasajarse en sus haberes: muy jugosos si los comparamos con los emolumentos de los que han dedicado toda su vida a ejercer dignamente su profesión. Y seguimos resignándonos porque hoy es lunes y porque el bienestar está más lejos que el próximo viernes. Pero esta semana es diferente porque han localizado el Bosón de Higgs y es posible que las teorías cuánticas que inició Max Planck nos lleven a un mundo nuevo. Un periódico dice que este descubrimiento es tan útil como lo fue la electricidad en el siglo XIX; pero yo creo que la comparación no es válida si entendemos que, según la física cuántica, podemos estar vivos y muertos al mismo tiempo, y que una misma cosa puede estar en dos sitios diferentes simultáneamente.